fbpx

>_ Reencontrarse con algunas raíces

coméntalo

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Telegram

Parece que el cerebro edita nuestras memorias

Uno de los momentos de mi vida que más celebré, fue cuando se acabó la sobre-exposición que generaba el dirigir un medio de comunicación.

(Pousta era su nombre).

Lo bueno es que el tiempo todo lo borra, y esos flashbacks a días en los que te despiertas con el timeline lleno de tweets mala onda, pasaron de ser tristes, a recuerdos que más bien se sienten como episodios de una sitcom.

Innecesario profundizar sobre la toxicidad que hay en Internet hoy en día, pero incluso los vapuleados influencers deben tener literalmente «cuero de chancho«, porque aunque sea la temática más liviana y banal del mundo, la gente en internet siempre te criticara de mala manera, y con mucha agresividad.

Imagina. Si fácilmente un imbécil cualquiera te dice algo mala onda porque «tienes la nariz un poco chueca» en Instagram, imagina cómo se ponen las personas cuando le dices que su tendencia política vale mierda. Nosotros además, bien listos como verán, nos ganábamos el doble de trolls porque cuando arrancamos, nuestra línea editorial era «de amigos para amigos», entonces la persona random que va pasando por la página no muchas veces no entienda NADA de lo que estás diciendo, te agarra mala y felicitaciones, te has ganado un nuevo hater.

Lo bueno es que ya no tengo 20 como entonces y han pasado como 3 Franciscos nuevos desde esa época.

…Y nos hace cometer los mismos errores una y otra vez. jijiji

No sabría si atribuir esto al retorno de saturno o al eterno ejercicio de auto-revisión que siempre haciendo, pero leyendo las estupideces que solía contar, conecté de nuevo con algo que hacía y me divertía desde que tengo 15 años, y se trata de «escribir«.

Esa exposición de las que les hablo me hacía sentir que si voy a decir algo, tengo que escribirlo perfecto, con doscientas mil fuentes, y ojalá no herir las susceptibilidades de nadie, pero saben qué?

Al carajo todo.

Digo. Ya tengo casi 35, he visto, hecho y aprendido tantísimas cosas que cuando lo «observo desde afuera» siento como si tuviese 60.  El sentimiento este, tipo «feeling blessed«, igual me da rabia porque hizo que el último porcentaje de alma dark que arrastraba desde de infancia, se esfumara.

– Mira que lata, ahí va ese conchesumadre feliz. Gritémosle…gritémosle ¡Aweonaoooo!

Si, ese weón que va pasando lamentablemente soy yo. 

¿De qué sirvió tanto Deftones, My Chemical Romance, Linkin Park y Taylor Swift si no seré emo toda la vida? 

No me pregunten por favor.

De mi lado lo que más me emociona, es que sé que no sé absolutamente nada, pero hasta ahora ese porcentaje minúsculo de conocimiento, es suficiente y necesario para generar un impacto tremendo en las personas que me rodean, y si no comparto eso con el universo, literal sería un malagradecido.

Digamos que la nueva etapa de mi vida, se trata sobre hacerme cargo del privilegio número uno que tuve, y se trata del don de la curiosidad. Esa capacidad de mierda con interesarte en algo, obsesionarte, aprenderlo, entenderlo, compartirlo, debatirlo. 

«Francisco, pero mejor todo eso que dices que vas a compartir deberías hacerlo para Instagram y Tik Tok porque ahí está todo el mundo».

Bacán. Me importa un carajo.

Obviamente en redes sociales están toda la audiencia, pero nada cambia el valor que hay en las personas que siguen leyendo, y creo que para los tiempos que corren necesitamos más de 15 segundos o 140 caracteres para expresar nuestras ideas.

Entonces. [email protected] damas, caballeros, lo que hay entre medio e inteligencias artificiales, a esta biblioteca de ideas aparentemente inconexas, sobre la realidad

Soy Francisco, el responsable de este viaje, y les cuento que iremos –sin prisa ni calma – a un destino que nos permitirá desenmarañar algunos de esos problemas que te están dando vuelta en la cabeza, para que te encuentres contigo [email protected], y vivas en ese asqueroso estado de plenitud que wácala.

X.O.X.O.

PS: Ahora si vale la pena suscribirse via newsletter o via RSS.

Suscríbete via email

>_ Más apuntes como este